La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha ganado 2-1 al Talavera Club de Fútbol en un partido que será recordado por el gol tempranero de Carlos Barreda y el cabezazo la red de Arturo, ante un rival que peleó, pero que no demostró demasiada ofensividad. Marcos Jiménez ponía un once con los mismos hombres que empataron a uno contra el Castilla hace dos semanas. Es decir, con Barril y Diego Simón y sin Borja Sánchez ni Arturo. Dos de los jugadores claves de este equipo.

Echarse para atrás traer consecuencias

El partido comenzaba de la mejor manera posible para los locales. Primera ocasión y primer gol. En el segundo 38 Carlos Barreda hacía el 1-0, tras un pase en profundidad de Carlitos para solo tener que empujarla. Fue una jugada de combinación de calidad. Y es que el Sanse iba a tener la pelota y a elaborar en los primeros compases. El 5-4-1 de esta mañana les iba a dar frutos en los primeros compases, ante un rival con líneas adelantadas.

El Sanse, en el terreno de juego

Sin embargo, las ocasiones, por la vía de la contra las iba a poner el Talavera. Algún tiro arriba y alguna jugada finalizada aislada dejaban el peligro visitante. Algo que le sirvió de excusa a los de Marcos Jiménez para echarse para atrás, tras los buenos primeros minutos. Una decisión táctica que traería consecuencias.

En el minuto 42 el Sanse hacía un penalti en contra y su rival lo iba a transformar. Gol de Góngora, a la izquierda del portero, para empatar de manera justa. Pichín, a la siguiente jugada, pudo hacer el 2-1 rápido con un mano a mano que finalizaba muy flojo. Ninguno estaba dando un alarde ofensivo, pero al menos el Talavera había tenido más intención a lo largo de la primera parte. Si esto fuera boxeo ganaría «a los puntos». Los del norte de Madrid defendieron demasiado, tras el 1-0, y lo pagaron antes del descanso. Necesitaban más para ganar.

Tocar la pelota tiene premio

Tras el paso por vestuarios el Sanse y el Talavera salían igual de contemplativos. Ninguno quería la pelota para no perder el empate momentáneo. Así, al principio del segundo acto las ocasiones brillaban por su ausencia. Solo el Talavera, antes de la hora de juego, tendría algunos disparos lejanos, pero sin opción real de gol. Los de Matapiñonera, por su parte, ni eso. Lo cual estaba empezando a preocupar a la grada. La afición pedía un paso para adelante en ataque.

El Sanse, en el terreno de juego

Dicho y hecho. En el minuto 56 el míster Marcos Jiménez movía el árbol. Daría entrada a Borja Sánchez. Acción que se notaría para dar al equipo más aire. E instantes más tarde se vería a Manu Miquel y Arturo. En el caso de este último sería clave. Con estas nuevas piezas los locales se pusieron a tocar dejando los mejores momentos de fútbol. Una iniciativa que tuvo recompensa. En el minuto 71 Arturo (recién entrado) ponía el 2-1 con un cabezazo dentro del área a pase de Carlitos. La moraleja: si al Talavera se le juega, le puedes ganar.

El resto del choque fue de barullos con numerosas faltas por ambos lados y de sufrimiento final para el Sanse. Monroy, en el 73, fallaba solo ante el portero, después de una mala parada de Felipe Ramos. Fue la mejor de un arreón definitivo del Talavera. Se volcaron arriba, pero no llegaron con claridad. Eso sí, Felipe Ramos tuvo que intervenir en la última jugada de partido con un paradón salvador a un disparo dentro del área. El 2-1 era definitivo. El Sanse lograba la primera victoria de la segunda fase y daba otro pasito para subir. El duelo se lo llevó cuando más ataque presentó. Tomen nota.

Con este resultado el Sanse se queda con 38 puntos en la segunda posición, a seis del Badajoz. Jugará contra el Extremadura la semana que viene. El Talavera, por su parte, se queda con 27 puntos. Jugará contra el Internacional de Madrid en la siguiente jornada.

Sanse: Felipe Ramos; Barreda, Juanra, Simón, Quaye, Paredes; Cidoncha (Manu Miquel, min.67), Barril (Arturo, min.68); Dani Pichín (Borja Sánchez,min.57), Carlitos (Jime,min.78); Marcelo

Talavera: Edu Sousa; Choco, Juanma (min.90), Bourdal, Góngora; Vicente Romero, Ceberio; Dorrio, Añón, Monroy (Héctor, min.84); Rodrigo Farofa (Edmilson,min.78)

1-0, Carlos Barreda, min.1. 1-1, Góngora, min.42. 2-1, Arturo min.71.

Orellana Gil (colegio andaluz). Amonestó por los locales a Carlitos (min.36), Barreda (min.53), Borja Sánchez (min.79) y Felipe Ramos (min.80) y por los visitantes a Añón (min.61)

Puntuaciones Diario de Sanse

Felipe Ramos: 8. No le llegaron demasiado pero la parada final salvadora le convirtió en uno de los héroes del encuentro.

Barreda: 8. Trabajador en defensa y aportando en ataque. Su gol en el segundo 38 del partido decantó la balanza.

Juanra: 7. Sin apenas complicaciones en su posición. Estuvo atento a las jugadas áereas de los últimos minutos para evitar males mayores.

Diego Simón: 6. Cada vez que le llegaba el balón lo despejaba. No tuvo espacios para lucirse ni para cometer errores.

Quaye: 7. El defensa que más saca el balón desde atrás dio un nuevo curso de como no complicarse con la pelota. Un partido más suma y no resta.

Paredes: 7. El lateral fue incisivo en ataque en algunos instantes y no tuvo demasiada tarea en defensa.

Cidoncha: 6. Cumplidor como mediocentro defensivo. Le ayuda mucho que Bariil esté a su lado, tal y como se demostró en la primera parte.

Barril: 7. De más a menos. Jugó dando pases fáciles y facilitando la salida de balón. En la segunda parte se apagó y lo cambiaron.

Carlitos: 8. El mejor de Sanse, hasta que tuvo que retirarse por caer estampado contra la valla tras un empujón de un rival. Dio las dos asistencias de los goles del Sanse y creó peligro en su zona.

Dani Pichín: 6. No estuvo fino. Tal y como demostró en el mano a mano que falló al término de la primera parte. Le falta esa chispa característica.

Marcelo: 7. Cumplidor. Una vez más bajó balones bien y se asoció. Le faltaron balones para hacer ocasiones.

Borja Sánchez: 7. Su salida al campo en la segunda parte fue una de las causas del 2-1. Su visión de juego es altamente elogiable.

Jime: S.C. Sin tiempo para verle.

Arturo: 8. Anotó el 2-1 al poco de entrar desde el banquillo. Lo que se pide a una delantero.

Manu Miquel: 6. Achicó espacios en los últimos minutos de la segunda parte. Típico partido de un mediocentro defensivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here