Las constantes vitales de San Sebastián de las Reyes son las de un paciente con pronóstico grave. Se muere de pena, de falta de ilusión, de ausencia de ganas de vivir. Lo están dejando morir desde el Ayuntamiento de Sanse y lo hacen casi en silencio. ¿Quién se lo está dejando morir? A eso voy.

En primer lugar, el actual equipo de Gobierno de San Sebastián de los Reyes es una colección de concejales sin un proyecto común y sin iniciativa. Esta ciudad se guía por el seguidismo. Las cosas se hacen como se hacían siempre y se echa de menos ilusión por hacer crecer la ciudad. Sanse tiene un problema de psicólogo cada vez que se compara con su vecina del sur (Alcobendas), pero lo peor de todo es que no hacemos nada para solventarlo.

Esta ciudad podría ser pionera en muchas cosas, pero no lo es en nada. No hay iniciativa pública que enganche a los ciudadanos. Alguien podría decirme que los índices de paro son de lo mejorcito de España, pero a mí, eso no me vale. Sanse va bien porque tenemos un aeropuerto a 10 minutos en coche, porque Madrid es la locomotora de la economía española y, porque para desgracia de nuestros vecinos, Alcobendas no da más de sí. Si, haciendo las cosas sin aparentes ganas, tenemos esta situación, qué sería de Sanse si hubiésemos tenido un Gobierno que de verdad liderase la ciudad, que pensase en el largo plazo y no en ganar las próximas elecciones.

Escribo este artículo de opinión con la seguridad de que el alcalde Narciso Romero no lo leerá nunca. A Narciso no le interesa mucho internet y sí la vieja prensa de papel, así que puedo decir lo que pienso (que también lo diría si leyese este artículo). Cuando uno va a ser alcalde de una ciudad tiene que demostrar ganas de hacer cosas. Tras las elecciones, Romero, que había ganado los comicios, le dio a Ciudadanos la mayoría de las concejalías importantes de la ciudad. Se dice en la calle que en Sanse el que manda es Perdiguero y no Narciso. En el fondo, yo creo que no manda ni el uno ni el otro. Manda uno que no sale nunca en las fotos y que, como diría García, “ni una mala palabra, ni una buena acción”. Algún día hablaremos de él.

Cuando Narciso le entrega tantas concejalías a Ciudadanos envía el mensaje de que que no le importa cómo vaya a funcionar la ciudad, sino que lo más importante es que él siga siendo alcalde. Vacía de contenido las concejalías de su propio partido y ofrece todo lo que tiene para que Ciudadanos, en contra de su línea de actuación nacional, pacte con el PSOE y no con el PP. Diré de entrada que con los resultados electorales que hubo, el pacto de estos dos partidos me parece muy lógico. Da la sensación que es lo que los vecinos de Sanse quisieron. El PP viene de una historia reciente de corrupción, que en Madrid alcanzó límites desconocidos y tiene que hacer una limpieza interna que apenas si ha comenzado. El PP dice que es un equipo nuevo y es verdad, pero el PP como colectivo en Madrid necesita más años de regeneración y un paso por la oposición. En caso contrario, y así lo vemos en la Comunidad de Madrid, el mensaje es “roba todo lo que quieras que yo seguiré votándote”.

Así que el líder del equipo de Gobierno, Narciso, aceptó gobernar a cambio de dejar a Ciudadanos el peso de la ciudad. Cuando algo falla, Narciso dice en privado que la culpa es de Perdiguero y el líder de Ciudadanos hace lo mismo. Así no vamos a ningún sitio. Este Gobierno tiene que ser uno, actuar consensuadamente, hablar entre ellos y recuperar la ilusión. La ciudad merece recuperar su brillo, ilusionarse y hacer que todos los que vivimos aquí nos sintamos orgullosos de ella. Ha llegado la hora de dejar de ser el hermano pequeño acomplejado por los éxitos del primogénito y buscar nuestro lugar, saber quiénes somos y quiénes queremos llegar a ser.

En un pueblo donde el Ayuntamiento no está acostumbrado a la crítica periodística, algunos pensarán que este texto es para hacer daño en una semana de elecciones generales, pero se equivocan. Este es un texto para reaccionar, para hacer examen de conciencia y espabilarse. La vida es demasiado corta para preocuparse solo por perpetuarse en el sillón. El día que nació Diario de Sanse, hace ya dos meses, dijimos que veníamos para ser exigentes con los gobernantes, con los poderosos, por eso este texto va directamente para Narciso. De la vergüenza que está siendo la concejalía de Medioambiente y Limpieza hablaremos ya otro día, porque merece un capítulo propio.

Por respeto a los tiempos, en Diario de Sanse hemos esperado dos meses para abrir nuestra sección de opinión. Este es nuestro primer artículo. Seremos exigentes pero constructivos. Hemos dado un plazo de cortesía porque opinar es algo que exige conocimiento sobre lo que se habla. Por cierto, ¿han tenido alguno de ustedes la suerte de hablar de sus problemas con el Alcalde o el Teniente de Alcalde? Nosotros no. 

Como nuevo periódico, lo primero que hemos hecho, además de publicar noticias, ha sido reunirnos con todos los grupos políticos de Sanse. Izquierda Independiente, Podemos, Vox, PP y Más Madrid nos recibieron de forma rápida y amable. Les hablamos de quiénes somos y de nuestra forma de hacer las cosas. Es simplemente darnos a conocer, intercambiar teléfonos y decir que hemos venido para quedarnos. 

Con Narciso y Perdiguero no hemos tenido suerte. No han tenido un minuto en sus apretadas agendas para recibir a los periodistas del único periódico realmente de Sanse. Es sorprendente y significativo a la vez. Nos han recibido sus jefes de prensa, pero no ellos en persona a pesar de que tienen dedicación exclusiva. Si tratan así la a prensa, con la que los políticos siempre intentan llevarse bien, ¿qué no harán con los ciudadanos?

1 Comentario

  1. Que Perdiguero no les ha recibido??? No me lo puedo creer!!!

    Yo pedí audiencia cuando ese personaje era concejal de Deportes por el PP y no me recibió hasta que les envié y publiqué una carta poniéndoles verdes, momento en el que me reunieron para decirme poco menos que no tenía el derecho de publicar esa carta porque no tenía ni idea de lo que estaba diciendo. Creo que 35 años viviendo en el municipio, queriéndolo, publicitándolo y sobre todo, conociéndolo e interesándome por él, me dan crédito más que suficiente para decir, hacer y/o publicar, Sr. Perdiguero, lo que me salga del SANTO MOÑO, por no pronunciar las palabras que realmente usted se merece.

    Qué poquito le gusta a ese ser que se le diga que el que no tiene ni puta idea de hacer o deshacer es él. Que alguien con un cargo público igual tiene que argumentar un poquito más el hecho de que se subcontraten instalaciones y servicios públicos QUE PAGAMOS TODOS a empresas que obviamente quieren hacer negocio, lo que recorta los derechos de TODOS los habitantes de Sanse en beneficio de aquellos pocos CIUDADANOS que ellos consideran «más productivos».

    En mi opinión (y sí, Sr. Perdiguero, estoy en pleno derecho de expresarla), este sucedáneo de político no debería haber traspasado la frontera del deporte, debería seguir dando pedales, y cogiéndoselos, que es lo que se le da bien a él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here