Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Civil, han logrado desarticular una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y el lavado de dinero en las provincias de Madrid y Toledo. Según informaciones proporcionadas por la Jefatura Superior de Policía de Madrid y la Guardia Civil, se trata de una operación que ha culminado con la detención de catorce individuos implicados en estas actividades ilícitas.

La banda utilizaba diversas estrategias para llevar a cabo sus actividades delictivas, entre las cuales destacaba el uso de una guardería ubicada en un área apartada del distrito de Fuencarral-El Pardo, en Madrid. Este establecimiento servía como punto de almacenamiento y distribución de las sustancias estupefacientes.

El inicio de la investigación se remonta al año anterior, cuando las autoridades tuvieron conocimiento de la presencia de una organización criminal dedicada al narcotráfico en Madrid y Toledo, a raíz de una operación antidroga previa.

La base operativa de la banda se encontraba en tres pisos de una finca en San Sebastián de los Reyes, donde residían el líder, su mano derecha y otro miembro de confianza. Para mantenerse ocultos, contaban con la complicidad del conserje del edificio, quien facilitaba el acceso y vigilaba las instalaciones, dificultando así la labor investigativa.

Uno de los métodos utilizados para evitar ser descubiertos era el registro de vehículos a nombre de testaferros en Tres Cantos. Estos vehículos eran empleados tanto para el transporte de la droga como para el blanqueo de dinero obtenido ilegalmente.

La investigación llevó a la identificación de dos domicilios en Escalona, Toledo, donde se sospechaba que se cultivaba marihuana en el interior. Además, se descubrió que la organización estaba cometiendo fraude eléctrico en estas propiedades.

Durante la operación, se realizaron registros en siete domicilios vinculados a la banda, así como en un domicilio en Tres Cantos perteneciente a un familiar del líder. También se interceptaron vehículos que transportaban drogas desde un polígono industrial en Moralzarzal.

 

En total, se incautaron más de 377 kilogramos de hachís y 93 kilogramos de marihuana, con un valor estimado en el mercado negro de más de tres millones de euros. Además, se decomisaron 58.000 euros en efectivo, armas de aire comprimido, bolsas de drogas preparadas para la distribución, relojes de alto valor y ocho vehículos de lujo.

Como resultado de la operación, los catorce individuos fueron detenidos y puestos a disposición judicial por delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Cuatro de ellos han ingresado en prisión preventiva, mientras que las investigaciones continúan para esclarecer por completo los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

uno + siete =