Los próximos 4 y 5 de septiembre habrá festejos taurinos en San Sebastián de los Reyes, salvo noticia de última hora. Un concurso de recortadores y una corrida de toros con máximas figuras del sector. Todo ello, con la normativa sanitaria e higiénica por delante y un aforo máximo del 75% específico en nuestra Comunidad para la tauromaquia. Sin embargo, los datos de contagio de coronavirus en nuestro municipio están creciendo cada vez más semana a semana. 248 positivos más el pasado martes y una tasa de contagio por cada 100.000 habitantes muy preocupante.

Por ello, se antoja fundamental que Isabel Díaz Ayuso, como Presidenta de la Comunidad de Madrid, se pronuncie al respecto. ¿Se permitirá finalmente estos dos eventos? Básicamente, más allá de lo sanitario, para evitar un conflicto, de momento solo en redes sociales, entre taurinos y animalistas. Como siempre, los ciudadanos se enzarzan en discusiones y mientras los políticos ven el tiempo pasar.

Alcalá de Henares ha sentado un precedente preocupante. También tenía tres festejos taurinos y la Comunidad de Madrid decidía suspenderlos a falta de 24 horas de empezar el primero de ellos. Demasiado tarde, ya que se habían vendido entradas, que ahora tendrán que ser devueltas, y se había generado una corriente de opinión entre sectores animalistas en contra de estos actos. En definitiva, ni las personas que iban a asistir a la plaza de toros ni los detractores, han acabado contentos por la decisión, por la tardanza. En Sanse tendría que concretarse antes de esas 24 horas previas, si se piden los informes necesarios con mayor celeridad. Los datos de coronavirus están ahí y las correctas medidas sanitarias e higiénicas que tendrá el evento, también. Es hora de mojarse en un tema que da y quita votos.

El gobierno de Sanse puede pedir que se evalúe el riesgo sanitario. No suspender los festejos al ser un evento privado

¿Qué puede hacer el gobierno de Sanse? Protestar formalmente y poco más. La celebración de los festejos taurinos de Sanse es cuestión privada. Lo organiza el empresario de la plaza, ajeno a nuestro consistorio. Por tanto, la institución local no puede paralizar su organización.

Lo único que sí podría es, como sí hizo el alcalde socialista de Alcalá de Henares, es pedir al organismo regional que evalúe el riesgo sanitario. Sin embargo, en el caso de Sanse esto no se ha producido, hasta el momento. Tampoco una declaración pública del regidor Narciso Romero exponiendo su opinión de esta celebración. Y es que a diferencia de Alcalá, en nuestro municipio el sector taurino, numeroso y de tradición, tiene con sus votos el lujo de «poner y quitar alcaldes». Sanse es encierros y toros. Eso es así. E ir en contra de eso puede tener consecuencias en las urnas de 2023.

Todo parece indicar que los dos festejos de Sanse se suspenderán con el paso de los días. Así ya ha ocurrido en Miraflores de la Sierra y en Alcalá de Henares, más recientemente. Nuestro municipio tiene mayor tasa de contagio de coronavirus por 100.000 habitantes que la ciudad del este de Madrid, pero menos casos totales. La clave está en tomar la decisión cuanto antes. Así, se evitará jugar con la ilusión de los taurinos de volver a la plaza y aumentar la incertidumbre de los sectores animalistas.

Isabel Díaz Ayuso tiene el capote para torear la decisión hasta a falta de 24 horas (3 de septiembre) o hacer una faena rápida y concluir el asunto. Lo que sea, pero ya, señora Presidenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here